El SumarioJosefina Monasterio es una venezolana de 71 años, que se dedica al fisicoculturismo y es la prueba viviente de que no hay límites para el cuerpo humano; sin embargo, esta mujer comenta que “si quieren ponerme etiqueta digan mejor que soy una mujer grandiosa, no una fisicoculturista de 71 años, porque no ponen fisicoculturista de 30 años en otros casos”.

Para Monasterio no existen límites y ella es la prueba y “testigo de que mientras más años cronológicos tienes, biológicamente debes de ser mejor”, ella rechaza firmemente la creencia de que “que a medida que tienes más años tienes que ser peor”.

Los comienzos de Monasterio en el mundo del fisicoculturismo comenzaron cuando ella tenía 59 años y siete meses después de estar bajo constantes entrenamientos, comenzó a ganar concursos nacionales e internacionales, relacionados a esta práctica.

Para esta venezolana, sus inicios en este mundo le mostraron que tenía talentos sin descubrir y que en su caso lo que necesitó disciplina y determinación para “desarrollar no solo para el cuidado físico de tu cuerpo sino para la parte mental”.

La fisicoculturista agregó que su experiencia le ha servido para escribir Grandiosa a cualquier edad, un libro disponible en inglés y español y que nació como una forma de mostrar que sólo hace falta inspiración para darle un nuevo sentido a la vida y descubrir nuestras potencialidades.

Monasterio logró entrar en el Salón de la Fama del campeonato regional NPC Southern States y espera que su logro sirva para motivar a otras personas que por tener más de 50 años piensan que ya no tienen necesidad de ejercitarse y cuidar cada músculo de sus cuerpos.

 

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Con información de La Prensa Gráfica