El Sumario – Una cebra con albinismo parcial, un trastorno genético que les torna pálidas sus rayas negras, fue fotografiada en el Parque nacional Serengueti de Tanzania, según dio a conocer National Geographic.

La imagen fue captada por el fotógrafo Sergio Pitamitz quien comentó que «la fotografía de la vida silvestre se trata de pasión y paciencia», para luego aceptar que «a veces la suerte ayuda», agregó.

Pitamitz había tomado posición en el parque nacional para fotografiar a cebras migratorias cuando, de pronto, vislumbró en un arroyo que una de ellas desentonaba respecto a las demás. «Al principio pensé que era una cebra que se había revolcado en el polvo», expresó. Cuando vio que el animal empezó a beber y que el «polvo» no se le iba, sacó su cámara y apuntó lo más rápidamente que pudo hacia tan rara criatura, para capturarla en imágenes.

Te puede interesar: Los delfines también están amenazados por el cambio climático

Gracias a sus fotografías, se ha podido confirmar que «los animales con esta condición genética pueden sobrevivir en la naturaleza y aparentemente son aceptados por las cebras normales», indicó en un correo electrónico Greg Barsh, genetista del Instituto de Biotecnología HudsonAlpha (EE.UU.). Admitió que «no se sabe nada sobre el albinismo en las cebras», y agregó que es complicado tomar muestras de sangre de esos cuadrúpedos para estudios genéticos, porque son bastante asustadizos, pese a haber una población suficiente en cautiverio y por tanto analizable en el Parque Nacional del Monte Kenia.

Las cebras con albinismo parcial son muy poco comunes y se les encuentra por lo general en cautiverio, aunque se han dado algunos avistamientos en la naturaleza salvaje. En el citado parque de Kenia conviven una docena de ellas, y en un zoológico de Hawai llegó a hacerse famosa Zoe, una cebra que nació con dicho trastorno genético y pasó su vida en ese refugio hasta morir en 2017.

Elaine López / @ElaineNazza1

Con información de RT actualidad