El especialista en diversas artes marciales y experto en medicina tradicional china y terapia complementaria, pone a disposición de los venezolanos su conocimientos y humanismo

El Sumario – Con más de 35 años de experiencia multidisciplinaria con marcadas raíces en las artes marciales, y una combinación importante e interesante de ideas, Argimiro Núñez decidió compartir conocimientos en su Venezuela natal, orientado por su altruismo, y en buena medida a través de su Escuela Superior de Kung Fu Tradicional Pak Hok Pai.

Núñez también es aficionado a la adrenalina, pues es un entusiasta de las motocicletas, practica windsurf cada vez que tiene oportunidad y en su juventud llegó a ser campeón de skateboard incluso.

Este carabobeño viajaba frecuentemente a raíz de sus competiciones; una travesía comenzó en Argentina y lo llevó hasta la India, donde -nos comparte- encontró su gurú. “Desde los 17 años me fui de mi casa en búsqueda de lo espiritual, ahí empezó mi crecimiento en ese sentido”.

El Sifu añade que durante su formación en artes marciales como el Judo y el Kung Fu Tradicional Pak Hok Pai, sintió que hacía falta algo más y esa hambre por conocimiento lo impulsó a más y nuevos viajes a tierras orientales.

“Esas ganas de aprender más y profundizar me llevaron a India, a Singapur y Hong Kong, donde tuve la oportunidad de codearme con los mejores maestros de Kung Fu Pak Hok Pai”, además de otras disciplinas, que trajo en su regreso a Venezuela, el Tantra Yoga aprendido en India e incluso el Yoga Tibetano, cuyos hábitos de monasterio debió abandonar por su condición de civil -por así decirlo-, pasando al budismo tibetano que practica hoy en día.

Kung Fu Tibetano

La escuela que comanda en Puerto Ordaz y que cuenta con un espacio físico de más de 1.200 metros cuadrados, tiene un gran propósito; fundarla partió de otra necesidad, poder compartir conocimientos, lo cual también le ayuda a mantener frescos los suyos propios. “Me fui a Puerto Ordaz con la idea de materializar lo que había aprendido en la India … mientras yo practicaba me daba más cuenta que muchas personas tenían por igual su búsqueda, una búsqueda espiritual”.

Ese deseo o necesidad propia y de otros avivó su llama altruista y emprendió la enseñanza del Raja Yoga en beneficio de los demás. “Este proyecto nació para ayudar, después se transformó, va creciendo y consolidándose por sí sólo, porque había y hay mucha gente que quiere unirse”, refiere este profesional y experto de las artes marciales sobre la academia que se expande en sucursales nacionales (Caracas y Maracaibo) e internacionales (Alemania y Brasil).

Esa diversificación se hizo más evidente cuando incorporó el crossfit a su escuela, donde ha formado equipos que compiten en el ámbito nacional.

Medicina integral-marcial

“Casi todos los maestros de estas vertientes de artes marciales somos médicos”, explicó Núñez. “Los grandes maestros abarcan diferentes áreas médicas, ya sea kinesiología, quiropraxia, osteopatía cómo metodo de tratamiento, incluso masajes, acupuntura o la medicina tradicional china”.

Narra que aprovechó la oportunidad que le brindó su disciplina para aprender más de anatomía … a través de los puntos. “Una cosa va con la otra. Ellos, los maestros orientales, tienen sus escuelas, sus consultorios, trabajan la medicina preventiva, la botánica, la disciplina de vida, los ejercicios. Es una medicina integral”.

Núñez plantea a la par de la práctica deportiva, trabajar el bienestar mental, el desarrollo espiritual, potenciar la ética, la honestidad, conocerse a si mismo, ver hacia adentro.

Núñez indica que se inclinó hacia esta vertiente de la medicina “más humanista o bioenergética, pero con conocimiento de causas y fundamentos”; y en consecuencia, diplomados de acupuntura y masajes fueron objetivos trazados y cumplidos que complementan su formación.

-La mente es espacio fundamental en la salud y bienestar del ser humano; hallar tu yo interno, tiene que ver con tu evolución. Es algo, por cierto, que no tiene que ver con religión.

Altruismo como filosofía

Desde 2014, Argimiro Núñez añadió a su lista de actividades humanistas su incursión en el ámbito de los Derechos Humanos, al comenzar un diplomado en la materia motivado por las protestas registradas ese año, que pusieron en evidencia actuaciones represivas desproporcionadas de los cuerpos de seguridad del Estado.

“Me preguntaba, ¿Cómo puedo hacer algo? Sin ser político, militar, fiscal o juez … cómo poder intervenir y tomar parte aún cuando tampoco formo parte de ninguna ONG como Amnistía Internacional”, reflexiona Núñez.

Su propósito al profundizar en materia de DD.HH. busca materializar la posibilidad de apoyar, coadyuvar, intervenir con criterio y voz calificada en o ante situaciones que representen violaciones de los derechos de los ciudadanos.

Su paso por el departamento de Justicia del Municipio Caroní, y departamentos de Unidades Socioeconómicas Autosuficientes en la India, trabajando con y para las personas, le ayudaron a comprender mejor la gestión social, el servicio a los demás.

Ver hacia adentro

Núñez propone a las personas que se conozcan bien a sí mismos antes y durante el emprendimiento de diversas actividades.

“…Si usted quiere ser feliz a través del deporte, séalo. Pero recomiendo dosis de conocerte a ti mismo, ¿Cuál es tu propósito?, porque puedes estar muy fuerte en cuanto a músculos pero igual te puedes enfermar, vas a llegar a viejo y ese cuerpo no te va a durar para siempre, ¿entonces, qué vas a hacer? Debes tener inclinación hacia el bienestar mental, el desarrollo espiritual, potenciar la ética, la honestidad, ver hacia adentro”, esa es una reflexión trascendente con la que todos deberíamos conectarnos.

Carlos E. Escalona

Fotografías: Ninoska Moncada

Propuestas positivas, visiones optimistas, informaciones que suman y más en nuestro canal de Telegram, únete aquí: https://t.me/ElSumario