El Sumario – Cada 18 de abril se cumple un año más de la desaparición física del científico que marcó un antes y después en la historia: Albert Einstein, quien falleció hace 62 años.

El físico alemán de origen judío, que se nacionalizó en Suiza, Austria y Estados Unidos, es catalogado como el científico de mayor reconocimiento en el siglo XX.

Einstein se encontraba cansado y decidió no reír sino mostrar su lengua a la prensa, la misma se hizo viral
Einstein se encontraba cansado y decidió no reír sino mostrar su lengua a la prensa, la foto se hizo viral

Einstein, falleció el 18 de abril de 1955 a sus 76 años. Desde entonces sus teorías y frases célebres han formado parte de la educación mundial y lo continuarán siendo, ya que es una clara referencia de inteligencia y sabiduría impresa en cada escrito que dejó.

El 16 de abril de 1955, Albert Einstein sufrió una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal, que ya había sido reforzada quirúrgicamente. Einstein rechazó una nueva intervención con palabras muy certeras: “Quiero irme cuando quiero. Es de mal gusto prolongar artificialmente la vida. He hecho mi parte, es hora de irse. Yo lo haré con elegancia”. El científico murió en el Hospital de Princeton.

Lo último que se leyó de su puño y letra, fue el discurso que estaba preparando para la conmemoración del séptimo aniversario de la Independencia de Israel, mismo que fue hallado en la mesa de trabajo de Einstein y que no pudo pronunciar. Sus primeras líneas narraban: “Hoy les hablo no como ciudadano estadounidense, ni tampoco como judío, sino como ser humano”.

Siete frases célebres para recordar

  • “La mente es como un paracaídas. Sólo funciona si la tenemos abierta”.
  • “El secreto de la creatividad es saber cómo esconder tus fuentes”.
  • “Lo importante es no dejar de hacerse preguntas”.
  • “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”.
  • “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”.
  • “Primero tienes que aprender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie”.
  • “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Angélica Rodríguez.

Con información de Cultura.

Fotografía REUTERS/Canadian Friends of the Hebrew University.