El Sumario – Nacido en Portugal en el invierno de 1922, José Saramago se caracterizó por ser un ícono de la literatura portuguesa.

A lo largo de sus 87 años de vida, este escritor fue reconocido por sus inspiradoras obras y sus críticas palabras, siendo una de las frases que marcó su vida creativa “los escritores viven de la infelicidad del mundo. En un mundo feliz, no sería escritor“.

La vida de Saramago estuvo marcada por dos hechos: a pesar de su analfabetismo, su madre le inculcó el amor por la lectura y, que a los 15 años tuvo que abandonar el colegio por falta de recursos económicos. Sin embargo, una imaginación constante, el amor por los libros y su singular perspectiva de vida lo hicieron convertirse en un escritor de reconocida pluma, siendo uno de sus más grandes logros el obtener el Premio Nobel de Literatura en 1998.

El legado de Saramago

Son muchas los escritos creados por la mano de José Saramago, por lo que sería una labor odiseíca poder decir cuál es su mejor trabajo. No obstante, sí existen algunas obras que marcaron un antes y un después en su carrera como escritor y en la de sus fervientes lectores.

Ensayo sobre la ceguera, El hombre duplicado, Democracia y universidad, El Evangelio según Jesucristo, La caverna, El viaje del elefante y Ensayo sobre la lucidez; son sólo algunas de las publicaciones que marcaron un hito creativo en la vida de Saramago, ya que cada uno de estos textos está lleno de ingenio, críticas sociales, la identidad, una perspectiva educativa y una mirada a los banalidades de la vida.

Su genialidad no podía ser eterna y en el verano de 2010, poco después de que su pluma terminara Caín, falleció en España. Sin embargo, su muerte no fue el fin de su creatividad, ya que cada una de sus obras son parte del infinito y nutrido saber del literato mundial.

Bárbara Méndez / @barbie_zml