El Sumario – Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) publicaron el más extenso y detallado catálogo de estrellas del centro de la Vía Láctea elaborado hasta la fecha.

El catálogo se enmarca en el proyecto ‘Galacticnucleus‘, que permitirá estudiar la población estelar que rodea al agujero negro supermasivo del Centro Galáctico con un detalle sin precedentes. Los resultados se publicaron en la revista ‘Astronomy and Astrophysics‘.

Según destaca el CSIC, el centro de la Vía Láctea posee un “alto interés científico”, ya que alberga un agujero negro supermasivo de unos cuatro millones de masas solares, que se halla rodeado de un denso cúmulo estelar.

Leer también: WhatsApp bloqueó cuentas por utilizar términos inadecuados

Esta región, con una densidad de estrellas muy superior a la del entorno del Sistema Solar, es representativa de otros núcleos galácticos cercanos. “Su singularidad reside en el hecho de que, al ser la más próxima, se puede estudiar con mayor detalle”, afirmó el científico del CSIC Rainer Schödel, investigador principal del proyecto.

Además, debido a sus características (el agujero negro central, la gran densidad de estrellas, la intensa radiación ultravioleta, etc.), el Centro Galáctico constituye, según Schödel, “un laboratorio único donde estudiar, entre otros, fenómenos como la formación estelar en entornos extremos, o la interacción de estrellas con un agujero negro supermasivo”.

Sin embargo, no es sencillo observar el Centro Galáctico. Entre la Tierra y el centro de la Vía Láctea hay nubes densas de gas y polvo que causan un enrojecimiento y una extinción extrema en la luz emitida en el núcleo de la Vía Láctea (en el rango visible). Por ello, las estrellas en esta región sólo se pueden estudiar en el infrarrojo, menos sensible a estos efectos. Por otro lado, la altísima densidad de estrellas en esta región requiere obtener unas imágenes con muy alta resolución angular (nitidez).

La influencia de la atmósfera terrestre ocasiona imágenes demasiado borrosas como para poder separar las numerosas estrellas débiles de las estrellas cercanas más brillantes. El telescopio espacial Hubble tampoco puede obtener las imágenes necesarias. Por esta razón, los investigadores tenían que superar este problema con una técnica específicamente desarrollada para este proyecto que reconstruye imágenes nítidas a partir de cientos de exposiciones cortas (de alrededor de un segundo).

Con información de dpa.