El Sumario – La actividad industrial de China registró el pasado mes de julio un crecimiento del 4,8% respecto al mismo mes de 2018, frente al incremento interanual del 6,3% observado en junio, lo que representa el menor crecimiento desde enero de 2002, según informó la Oficina Nacional de Estadística del gigante asiático.

De este modo, en los siete primeros meses del año la producción industrial de China creció un 5,8% en comparación con el mismo periodo de 2018, lo que supone una desaceleración de dos décimas respecto a la expansión media del primer semestre.

Te puede interesar: Bolsa de Buenos Aires repunta 10,44 % tras turbulencia del lunes

En junio, el crecimiento de la actividad de las empresas mineras fue del 6,6% interanual, mientras que el de las fábricas manufactureras fue del 4,5% y la producción y suministro de electricidad, gas y agua aumentó un 6,9%.

Por otro lado, las ventas minoristas en China sumaron en julio 3,3 billones de yuanes (420.818 millones de euros), cifra que representa un incremento anual del 7,6% y que implica una desaceleración de 2,2 puntos porcentuales respecto del aumento del 9,8% observado en junio.

En particular, las ventas al por menor de bienes de consumo, excluyendo automóviles, aumentaron un 8,8%, en línea con el mes anterior.

Iris Pang, economista de ING de ese país, quien considera que para mantener el crecimiento del PIB por encima del 6%, los proyectos de infraestructura financiados por gobiernos locales indicó que “es hora de considerar que si la economía china necesita más estímulo, deberían aumentar su ritmo, lo que a su vez ayuda a la producción industrial”.

“Al mismo tiempo, el estímulo fiscal debe ir acompañado de una flexibilización de la política monetaria para desviar la liquidez a los prestatarios seleccionados, especialmente a los exportadores”, añadió.

Lee también: Ibrahim Velutini: Libra es una criptomoneda “disruptiva” que señala el futuro

En cuanto a la decisión de Estados Unidos de retrasar hasta el 15 de diciembre la entrada en vigor de buena parte de los aranceles adicionales a productos fabricados en China, la analista de ING señaló que la medida hace innecesario que los fabricante chinos adelanten su producción, pero advierte de que “a no ser que la demanda de EE.UU. sea muy fuerte, este retraso temporal no animará a los exportadores chinos”.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa