El Sumario – Que Max Verstappen es uno de los mayores talentos que hay en la Fórmula 1 no hay duda. Que algún día será campeón del mundo es la sospecha de muchos. Pero de momento, el joven de 21 años convive entre el cielo y el infierno.

El holandés de Red Bull no deja indiferente nunca a nadie. Es uno de los pilotos que más arriesgan, a los que no les impone respeto tener delante a un múltiple campeón del mundo. Si hay que intentar un adelantamiento en una curva en la que sólo existe hueco para un coche, ahí irá Verstappen.

Entérate de más: Hamilton ganó y le dio el quinto título consecutivo a Mercedes

El piloto más joven de la historia en celebrar una victoria -tenía 18 años y 228 días cuando ganó el Gran Premio de España en 2010- estaba realizando una carrera inolvidable el domingo en el circuito de Interlagos. Tras haber partido desde la quinta posición, adelantó a los dos Ferrari y a los dos Mercedes para colocarse líder. Y cuando ya únicamente tenía que aguantar la posición para celebrar su segunda victoria consecutiva, el francés Sebastian Ocon se cruzó en su camino y le arruinó la carrera.

Ocon, a bordo del Force India, trató de desdoblarse de Verstappen en la vuelta 44 porque iba más rápido que el Red Bull y acabó chocando con el holandés, que se bajó del coche hecho una furia tras terminar segundo por detrás de Lewis Hamilton. “Tenía derecho a desdoblarse, pero lo tiene que hacer con cuidado. Siempre ha sido un idiota”, dijo de Ocon. “Espero que no se cruce conmigo en el ‘paddock'”.

Finalmente se encontraron durante el pesaje obligatorio de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Y en las imágenes que emitió Canal+ Francia se vio a Verstappen increpar y empujar a Ocon. “Me ha empujado y después quería darme un puñetazo. Eso no es profesional”, aseguró el piloto de Force India, que defiende que no hizo nada mal en su adelantamiento.

La FIA emitió en la noche del domingo un comunicado en el que aseguraba entender el enfado de Verstappen, pero reprobó su comportamiento y le sancionó con dos días de trabajos comunitarios.

Pero Verstappen ya había dejado claro cuál fue su verdadero castigo. “La sanción que me han puesto hoy es que he perdido la victoria. Espero que dentro de 15 años nos podamos reír de esto”.

Todo eso es el holandés, uno de los mejores pilotos y un hombre de carácter indomable. “Verstappen, ángel y demonio”, escribió hoy el diario “Marca”.

“Ahí hay un futuro campeón. Tiene un talento increíble y tiene velocidad”, dijo en Sao Paulo el jefe de Mercedes, Toto Wolff. “No se pueden acelerar las cosas porque esto es un proceso de aprendizaje”, añadió.

“¿Debería haber tenido Verstappen más cuidado? Quizás, pero el piloto que iba tan atrás debería haber sido más cauteloso. Era el décimo sexto de 18 coches en ese momento”, indicó el británico “Mail Online” sobre Ocon.

“Todos vivimos el deporte con pasión”, señaló Verstappen tras el incidente en el garaje de la FIA. “Sería extraño si me hubiera acercado a él para darle la mano”.

Te puede interesar: Mercedes va por el quinto título de constructores en Brasil

No es la primera vez que Verstappen y Ocon acaban una carrera así. De sus tiempos en la Fórmula 3 también hay episodios similares. “Estoy acostumbrado a las luchas con Max, siempre ha sido así”, comentó Ocon, de 22 años.

“Hay una larga historia detrás de los dos”, constató el jefe de Red Bull, Christian Horner. “No toleramos las peleas, pero sí comprendemos algunas emociones”.

Edición: Angélica Rodríguez

Por Martin Moravec (dpa)