El nuevo presidente de Argentina confirmó la reducción de los aranceles cumpliendo una de sus promesas de campaña

El nuevo presidente de Argentina, Mauricio Macri, confirmó un recorte de los impuestos a la exportación de productos agropecuarios, una de sus promesas de campaña y fuente de innumerables conflictos entre el campo y la anterior administración de Cristina Fernández de Kirchner.

La medida afectará al trigo, el maíz, el sorgo, el girasol y las carnes. En algunos casos, los agricultores y ganaderos tenían que pagar en torno al 20% en impuestos por exportar sus granos y carnes, lo que según los representantes del sector desincentivaba la producción.

Además, el gobierno redujo las retenciones a la exportación de soja -un producto clave en la nueva agricultura argentina por su potencial de exportación a China-, que pasarán del 35% al 30%.

Macri hizo el anuncio en una visita a Pergamino, en la provincia de Buenos Aires. “El país no sale adelante sin el campo”, dijo. “Ustedes tiene que poner su parte, que es lograr que exportemos menos cereales”, exhortó a los productores agrícolas.

Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo“, añadió. Macri explicó que compensará la bajada de las retenciones con una subida de impuestos a la renta.

La falta de dólares es uno de los principales desafíos económicos del nuevo presidente. Por eso Macri confía ahora que con el incentivo de menos retenciones, los productores se animen a exportar, logrando así que entren más divisas extranjeras a Argentina.

Durante la última década el campo argentino se transformó: se duplicó la siembra de soja, que pasó a representar el 60% del total de tierras cultivadas, y el sector agrario fue más que nunca el motor económico del país. Pero al mismo tiempo los productores rurales se convirtieron en uno de los opositores más acérrimos al kirchnerismo.

Las tensiones comenzaron en 2008 cuando Cristina Fernández, a poco de asumir, aumentó los aranceles a la exportación de soja, dando pie a un enfrentamiento que tendría fuertes repercusiones no sólo económicas sino principalmente sociales y políticas.

KYL

Con información de BBC Mundo.

Fotografía REUTERS/Andres Stapff.