El Sumario – Luego del final de Game of Thrones (GOT), Kit Harington, quien interpretó a Jon Snow, ingresó en una clínica de Conneticut para tratar “problemas personales”. El actor aprovechó el desenlace de la exitosa serie para retirarse en una clínica Privé-Swiss.

Medios especializados destacaron que Harington ingresó en la clínica después del final de Juego de Tronos para lidiar con el estrés y problemas con el alcohol. Después, el representante del intérprete difundió un comunicado en el que señaló que Harington “no está en rehabilitación” y que “decidió utilizar el descanso de su calendario como una oportunidad para pasar tiempo en un retiro de bienestar”.

Conoce más: Emilia Clarke y Kit Harington defienden final de GOT

De esta manera, el actor trabajará en “algunos problemas personales”, según apuntó su publicista. Harington ingresó en la clínica de Conneticut el 19 de mayo, justo el día del final de GOT.

Tras ocho temporadas el actor reveló en una entrevista anterior concedida a Variety que se sentía “muy inseguro” y “no hablaba con nadie”. “En aquel momento, empecé a ir a terapia y comencé a hablar con la gente”, declaró y admitió que sus “momentos más oscuros” llegaron cuando Jon Snow se convirtió en uno de los protagonistas indiscutibles de la serie.

“No me gustaba que el foco de la serie se pusiera en Jon”, insistió. “Cuando te conviertes en el cliffhanger (personaje que atraviesa una situación extrema al final) de una serie de TV, el foco que se centra en ti es verdaderamente terrorífico”, concluyó Harington. El actor ya mostró en el documental “Juego de Tronos: La última guardia” el impacto que tuvo en él el final de GOT.

Angélica Rodríguez

Con información de dpa