El Sumario – El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo como una forma de hacer un llamado a la conciencia sobre la importancia del agua potable y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce.

La creación de un día dedicado al agua fue sugerido durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Cnumad) de 1992 en Río de Janeiro. La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

Lee también: El Papa Francisco dona 150.000 euros para paliar el daño causado el ciclón ‘Idai’

Venezolanos sedientos

Pese a que es una fecha “festiva”, la distribución del agua en Venezuela cada día se vuelve más escasa, situación que obliga a los venezolanos a realizar “miles de maromas” para obtener el vital liquido. Desde el gran apagón del 7 de marzo, el problema del agua se agudizó en el país y muchas personas de la Gran Caracas acuden a tomas provenientes del Parque Nacional “El Ávila” y los más “osados” llenan sus tobos y pimpinas desde los fluidos del Río Guaire.

Dicho flagelo también se presta para la especulación, puesto que comunidades se ven “obligadas” a obtener el servicio de forma privada a precios sumamente elevados y hasta en divisas. Según las denuncias de usuarios en las redes sociales, un camión cisterna durante los días del “Mega apagón” tenía un valor de 100 dólares, unos 330.000 bolívares soberanos a tasa no oficial.

Los habitantes de Valencia, en el estado Carabobo quizás corrieron con la peor parte, debido a que el agua les llegó totalmente sucia. De acuerdo con videos difundidos a través de Twitter, el “agua potable” parecía petróleo o agua estancada. En forma de protesta, el medio satírico “El Chigüire Bipolar” difundió una noticia diciendo que “80 % de los valencianos satisfechos con servicio de envío de chimó por tubería” o “Joven empieza a bañarse lamiéndose el cuerpo”.

Te puede interesar: Colombia habilita paso fronterizo con Venezuela para atender emergencias médicas

Sin duda alguna, miles de historias se pueden contar por culpa de este flagelo, un escenario más que deben soportar los venezolanos en medio de una aguda y profunda crisis económica, política y social que parece no haber tocado techo o llegar a su nivel más profundo.

Por Gerardo Contreras