El Sumario – Un grupo de investigadores del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea (KAIST) y la Universidad de Washington (UW) en Estados Unidos desarrollaron un dispositivo que permite examinar los circuitos neuronales con un implante cerebral controlado por un teléfono móvil, lo que podría ayudar a la detección de patologías como el Parkinson, Alzheimer, depresión o adicciones.

Con este dispositivo se logra la detección de patologías como el Parkinson, Alzheimer y depresión

Este estudio, publicado en “Nature Biomedical Engineering”, señaló que el dispositivo utilizando cartuchos de fármacos reemplazables y un “bluetooth” permite evaluar las neuronas mediante la aplicación de luz durante períodos prolongados.

Lee también: El uso adecuado de carillas en la odontología moderna, parte 2

Esta técnica supone una novedad con respecto a los métodos convencionales, destacó Raza Qazi, investigadora de KAIST y autora del estudio, ya que estos últimos limitan el movimiento del paciente por las conexiones con diferentes equipos. Además, pueden llegar a causar lesiones en el tejido cerebral.

Para conseguir la administración de fármacos inalámbricos a través de esta herramienta el equipo ha tenido que evaporar los medicamentos. Así, el dispositivo cuenta con un cartucho de fármaco reemplazable que permite a los especialistas estudiar las conexiones cerebrales durante varios meses sin preocuparse por su falta.

Del mismo modo, para su desarrollo se utilizó modelos de ratones en los que se ha ensamblado un implante cerebral con una sonda suave y ultradelgada, del tamaño de un pelo, que cuenta con “canales microfluídicos y luces leds de tamaño reducido, para proporcionar dosis ilimitadas de medicamento y luz”.

De este modo, los neurocientíficos pueden activar mediante su teléfono móvil cualquier combinación de luz y fármacos sin necesidad de estar en el laboratorio.

Asimismo, Michael Bruchas, profesor de anestesiología y medicina del dolor en la UW, concluyó que podría ayudar al desarrollo de nuevas terapias para el dolor, la adicción y los trastornos emocionales.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa