El Sumario – A sus 17 años, Liam Spare ya ha sufrido tres paros cardíacos y tiene que vivir con la idea de que podría morir en cualquier momento. El joven británico sufre una rara condición llamada “Síndrome de muerte súbita“, que suele ser más frecuente en recién nacidos.

Con este mal, Spare podría fallecer si su corazón se acelera a más de 80 latidos por minuto, lo que significa que debe evitar cualquier emoción fuerte y practicar deportes como bailar, entre otros.

Por ello, cuando se encuentra con su actual novia, debe planificar lo que debe decirle para que no se desencadene un problema cardíaco que lo lleve al hospital.

“Si me emociono demasiado, como una repentina descarga de adrenalina, podría morir”, expresó Liam.

Pese a los cuidados, el universitario estuvo en coma a principios de este año luego de que su corazón se detuvo por haber levantado demasiadas pesas. El joven tenía solo cuatro años cuando tuvo su primer paro cardíaco, después de que caminó más rápido que su madre cuando iban de compras.

Cuando tenía ocho años, Liam tuvo su segundo paro cardíaco en los brazos de su madre cuando corrió para recoger su bufanda que había volado por el viento. Pero su corazón volvió a latir por sí solo y lo llevaron a emergencias.

Te puede interesar: Aseguran que el arroz es el alimento más consumido en el mundo

Fue entonces que Claire, la madre de Liam, exigió a los médicos hacer más pruebas para poder saber a qué se debían los problemas de su hijo. Con ello se llegó al diagnóstico: no solo tenía una afección cardíaca mortal, sino dos.

La primera, una taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (CPVT, por sus siglas en inglés), donde un aumento en la frecuencia cardíaca debido a la actividad o el estrés puede desencadenar un ritmo cardíaco anormalmente rápido e irregular. La segunda afección es el QT largo, un problema hereditario del ritmo cardíaco en el que el músculo tarda más de lo normal en recargarse entre latidos.

Elaine López / @ElaineNazza1

Con información de El Siglo