El SumarioChanel se sometió a un “lifting” (cirugía) en la pasarela parisina, donde presentó una colección primavera – verano juvenil y ligera, rica en pantalones cortos, mallas ajustadas, prendas brillantes con tejidos metalizados y falditas de vuelo inspiradas en el cancán francés.

Esta nueva imagen va tomando forma meses después del fallecimiento de Karl Lagerfeld, que dejó un poderoso legado de 30 años de creaciones, heredado ahora por quien fuera su mano derecha, Virginie Viard.

Conoce más: Kristen Stewart se une a Channel

Viard va dejando su huella en un Chanel mucho menos Rococó de lo que acostumbraba el alemán y también menos inclinado hacia el marketing: las modelos desfilaron en su mayoría sin bolsos, no hubo llamativos accesorios ni una joyería exagerada.

Siluetas más fluidas con vestidos de seda casi transparentes y que se mueven como si se tratase de humo y, zapatos planos con unas discretas sandalias negra de tacón bajo y pedrería en la parte delantera.

Los colores no salieron apenas del negro y el blanco, con algunos toques en rojo, especialmente en una chaqueta larga combinada con mallas negras y un estilismo formado por vaqueros y chaqueta blanca y roja.

El vaquero fue también otra apuesta, abombado en los pantalones y redondeado en una cazadora decorada con volantes de encaje. Las bermudas en vaquero y los monos, también cortos, en “tweed”, transformaron el estilo de Chanel en clave más casual y sensual.

Lee más: Queen + Adam Lambert anunciaron cinco conciertos en Londres

En el fondo, la colección gritaba a los cuatro vientos el carácter de la firma francesa más internacional, posiblemente la única de las altas esferas de la moda que sigue estrechamente vinculada al estilo de las parisinas más de cien años después de su creación.

María Alejandra Guevara

Con información de Agencias