Oxitocina, hormona del amor, depresión posparto, Universidad Estatal de Louisiana (LSU), Ryoichi Teruyama, revista PLOS ONE, estrógeno

EL Sumario – La oxitocina se conoce ampliamente como la hormona del amor y desempeña un papel importante en la regulación del comportamiento social y materno. En los últimos años, el sistema de esta sustancia en el cerebro recibe una atención intensa, como clave para los nuevos tratamientos de muchos trastornos como la ansiedad, los trastornos del espectro autista y la depresión posparto.

Una nueva investigación dirigida por un biólogo y sus estudiantes en la Universidad Estatal de Louisiana (LSU) descubrieron un grupo de células que se activan con la oxitocina en un área de los cerebros de ratones hembras que no están presentes en la misma área en los cerebros de ratones machos.

Quizás sea de su interés leer: Muertes de cáncer son más frecuentes que por las enfermedades cardiovasculares

“Muchos expertos intentan investigar la diferencia entre el sistema de dicha sustancia en mujeres y hombres, pero hasta ahora nadie ha encontrado pruebas concluyentes. Nuestro descubrimiento fue una gran sorpresa”, resaltó Ryoichi Teruyama, profesor del Departamento de Ciencias Biológicas de LSU, que lideró este estudio publicado en la revista PLOS ONE.

Además, la expresión de los receptores de la hormona en estas células solo está presente cuando el estrógeno también se encuentra allí, lo que implica que están involucradas en la inducción de la conducta materna. Conjuntamente, confirma lo que muchos estudios recientes demostraron: existe una conexión entre una expresión alterada de los receptores de oxitocina y la depresión posparto.

Gabriela Morales

Con información de agencias