El Sumario – El aeropuerto de Hamburgo recurre a un cetrero para evitar que los pájaros choquen contra los aviones y se produzcan accidentes en las cercanías del recinto.

Su trabajo consiste en hacer sobrevolar halcones y usarlos sobre las zonas verdes al borde de las pistas para ahuyentar a los cuervos, gaviotas y palomas, al menos dos veces por semana.

Lee más: Roban un inodoro de oro del palacio natal Churchill

El ingeniero forestal del aeropuerto, Markus Musser, señaló que esto le ha dado muy buenos resultados disuasorios. “Si bien la pirotecnia solo espanta a los pájaros por poco tiempo, las aves rapaces entrenadas ahuyentan a las bandadas durante dos o tres días”.

Si las aves entran en los motores, los aviones pueden sufrir graves daños, incluso causar una avería del motor.

Musser explicó que la idea de contratarlo surgió por necesidad, puesto que se prohibió cazar pájaros con armas y el uso de las escopetas quedó relegado a casos excepcionales.

Otros aeropuertos como los de Barcelona, Praga o Varsovia emplean aves de presa para proteger el tráfico aéreo.

María Alejandra Guevara

Con información de dpa